jueves, 29 de marzo de 2012

Razones para una huelga

Puesto que soy una analfabeta en economía y una ignorante en geografía política mis razones para estar de huelga son mas de andar por casa, de andar por mi casa y por mi trabajo. Me gusta el colegio de mis hijos, me gusta que sea pequeño y esté cerca, que hagan asambleas y se voten proyectos, que no haya niños perfectos sino reales, que haya comisiones de convivencia y que se conozca a los niños por su nombre. Que se explique la historia del día de la mujer trabajadora y que haya religión y alternativas. Que sea un colegio imperfecto que pueda mejorar y no empeorar. Que las profesoras sean reivindicativas pero que no sean maltratadas para que cuiden de mis hijos. Que se cuide algo de valor incalculable. Y me gusta mi trabajo, aunque proteste tanto. Que me gusta atender niños sin saber si tienen o no seguro y pensando que el tratamiento que necesitan se les dará a todos. Sean antiepilepticos, logopedia, atención temprana, aspirinas o terapia ocupacional. Llevo tres meses poniendo cara de circunstancia cuando tengo que decirles que ya no se financian la mayoría de esas prestaciones. Odio decir que...es por la crisis. Pues por eso estoy de huelga. Besos y mucha suerte.

domingo, 25 de marzo de 2012

Y si...

Siguiendo con mi objetivo de remodelamiento cerebral, haré unos cuantos ejercicios antes de dormir un rato de siesta: -Y si tengo un trabajo no ideal en el que trato con niños y a veces ayudo a los padres? -Y si mi pelo finito y no liso queda bien para el corte de pelo que me gusta? -y si mis tres no-hijas me tienen totalmente admirada y atontada? -y si mi chico me intenta entender pero me zarandea para que le cuide y nos vaya bien? -y si mis padres-arruina infancias me llaman por teléfono, no me controlan, me ayudan en lo que pueden y adoran a sus tres nietos? -y si tengo amigas a las que cuento que me siento sola? -y si no puedo leer porque tengo que contar cuentos o jugar con mi iPhone? -y si estoy tan cansada que me voy a ir a Paris para descansar? -y si estaba tan gorda que ahora me encanta llevar mis Pepe-jeans y lucir palmito? -y si... (esta vez, los puntos suspensivos no son bucles infinitos sino infinitas posibilidades).

sábado, 17 de marzo de 2012

Malas noticias.

Miércoles 14, mi hijo de 9 años se va de excursión, un autobús en Suiza se choca en un túnel y mueren 22 niños de unos doce años que volvían de esquiar con el colegio. Jueves 15, me salto la dieta, digo mentiras, me voy a comer y beber con una amiga y me lo paso estupendamente. Esa noche discusión en casa. Viernes 16, le tengo que decir a unos padres que su hija de 23 meses tiene una enfermedad cerebral por la que se puede morir en poco tiempo. No puedo asegurarles nada. Sábado 17, al llegar a casa, mi hijo de 26 meses se pone a jugar conmigo toda la mañana. De improviso me vuelvo paciente, no me irrita que se caigan cosas al suelo, pienso en poner flores en las ventanas de casa. Esta noche me salto la dieta y tenemos una cita en el salón de casa. Comienzo a planear nuevos proyectos. Seminarios de "pediatria emocional", grupo de acompañamiento de residentes, vacaciones de verano, darme una ducha y dormir para mejorar el cutis. Del mal sale el bien. Del bien sale el mal.

miércoles, 14 de marzo de 2012

Espontaneidad.

Donde la perdí? De pequeña era una de mis cualidades más festejadas. Qué espontánea, qué ocurrente, qué graciosa. Espontánea era sinónimo de sinceridad, de inocencia, de frescura. Donde perdí parte de ese preciado don? Ahora mido las palabras, mido las reacciones, me arrepiento si hablo demasiado, si hablo sin pensar. Me habré excedido ?, me malinterpretarán? Antes, pero mucho tiempo antes no me importaba descubrir mis cartas, la verdad es que no tenía ninguna tapada. Espontaneidad era ir sobre la marcha. Descontrolarme con ataques de risa. Decir tonterías y mostrar agrado u horror. Ser espontaneomno deja tiempo para liaras en "bucles infinitos". Ahora no se trata de ser imprudente o cabeza hueca. Se trata de recuperar parte de ese don y mejorarlo con la experiencia. Una versión mejorada de mi misma. Confiar en que la mente y el alma se pueden llevar bien si no se tienen favoritismos con ninguno de ellos.

jueves, 1 de marzo de 2012

Esperarme a mi.

Esperarme a mi sin esperar nada. Saber que me enfadaré, que regañaré, que controlaré y que desesperaré. Tolerarme porque todo esto forma parte de mi encanto. Verme y comprenderme y tolerarme. Tratarme con cariño y no con exigencia. No pasa nada, seguiré a mi lado y me tranquilizaré. Seré mi mamá que me mira con benevolencia y paciencia. Un cariñito, despeinar el pelo con una caricia y decir, no te preocupes, mañana todo irá mejor.