viernes, 25 de mayo de 2012

Loca

Loca:
Estoy loca o tengo un momento de locura. Es cómo el ser y el estar, aunque en inglés da lo mismo. Claro, que también puede ser una variante de la normalidad y revindicar que mi locura es una manera de ser.
El término enferma metal no me gusta, aunque quizá le quita la connotación romática de la locura y centra el tema en el malestar. El caso es que siento opresión en el pecho y ansiedad, estoy “muy activada”, incluso me dicen que sólo de escucharme produzco cansancio (supongo que no por aburrida, sino por exceso de actividad).
¿Será adicción al café?, el caso es que me hace el efecto paradójico de serenarme. ¿será imposibilidad de decir “no”?, ¿”no a quién”?, a la lavadora, a los grupos, a planificar la casa, al trabajo, al jefe, al subjefe, a las amigas, a las ciberamigas, a las examigas, a los compañeros….
El caso es que Javierito está muy nervioso, me temo que será TADH, listo y guapo, pero TADH, y a Roberto le duele la cabeza para no desayunar, ¿a lo mejor es un virus que hay en casa?
Y ayer se habló de cometer locuras, y yo me quiero ir sola, no sé a donde, poco tiempo porque dependo de mis chicos, de los cuatro, a los que quiero un montón.
Necesito estar conmigo. No pensar.
A Guille le pregunto: ¿no te cansas de oir a mamá repetir lo mismo siete veces? Y me dice que sí y nos reimos, ya sé y saben que la paciencia no es una de mis virtudes.
Antes me gustaba leer autores ingleses del siglo XIX, transmitiendo calma, sosiego, ejercicio intelectual pausado. Pero ahora estoy “tan activada” que sólo se leer en diagonal.
Me quiero ir sola, pero me temo tendría tiempo de seguir `planificando y controlando y…
Ufff, ¿se me acabarán las pilas algún bendito día?

NOTA: el caso es que a veces me dicen que soy serena y calmada…..y me muero de la risa.

viernes, 11 de mayo de 2012

Extraescolares.

Extraescolares.  Útiles o placenteras?, inglés o fútbol?, escalar o bailar?, cambiantes cada curso o llegar a ser cinturón negro de karate? Yo voy a chino porque va ese chico tan interesante y luego me convierto en traductora de Naciones Unidas.   Yo nadé sin vocación pero me fue útil, bailé sin talento pero con muchas ganas, y discutí imtrminablemente porque se me daba  bien pero agotaba a los demás.  Y ahora?  Intentando hacer de lo obligatorio una extraescolar. Y de la extraescolar lo obligatorio. El caso es debatir interminablemente.