domingo, 17 de junio de 2012

Me he comprado un bikini...

..con los colores de la bandera del orgullo gay. Yo pensé que era muy "brasileño", "un bikini salsero", y no me había dado cuenta que era un bikini de color arcoiris. Pero no es una casualidad pues estoy muy orgullosa, comenzando por haberme comprado "ese" bikini y por haberlo estrenado. Por haberlo llevado a la piscina donde mi hijo mayor está enseñando y quitándole el miedo a nadar al mediano y donde el pequeño va todo orgulloso "en pelotas" haciendo pis por todos los árboles. Por haber ido antes a una fiesta a la escuelita de Javi donde nos aprecian y nos han cuidado mucho y a la que estoy muy orgullosa de haber llevado a mis hijos. Y orgullosa de que todo acaba con un: "mamá t'a contenta" porque "si viene negra tempestad, reír y cantar y bailar".

miércoles, 13 de junio de 2012

House MD. Todo el mundo miente.



Quería escribir unas líneas sobre esta serie que ayer se acabó de emitir. Me ha gustado tanto y la he seguido durante tanto tiempo que no quería dejar de escribir al respecto.
Siempre me han gustado las series de médicos, desde los años 80, cuando veía una que se llamaba "Hospital" (Saint Elsewere), donde actuaba Dezel Washinton, pasando por Urgencias (desde el capítulo 1), Scubs, Anatomía de Grey, Diario de una Doctora,... (no logré engancharme con Hospital central). Pero House las gana a todas.
Por un lado está el aspecto físico, alto y delgado, con ojos azules y canas, en forma y con vaqureos y zapatillas de deporte....(estar en la cincuentena no tiene por que no ser el mejor momento de una persona).
Por otro, el caracter y la personalidad, muy seguro de sí mismo, conocedor del dolor y de las bajas pasiones del ser humano, sincero, racional, muy inteligente, vocacional, apasionado y nada convencional.
El modo de vivir la medicina, sin protocolos, con mucha lógica y sin convencionalismos.
Es el amor platónico ideal, por lo menos el mío. Platónico para soñar. Exigente, perspicaz con los mínimos detalles, déspota y muy humano en sus debildades.
Luego está el planteamiento de los casos clínicos, a mi siempre me apasionó Conan Doyle.
Y además, pues estaba Chase (a pesar de lo rubio y guapo que era).
No me extenderé con ningún capítulo en concreto, aunque hubo temporadas mejores que otras. Una mención especial a la música. Los guiones, el gusto por los detalles, el humor sutil y el refinamiento. Huyendo del mal gusto y lo obvio.

Ya veis que me enamoré de House y que lo echaré de menos.

lunes, 11 de junio de 2012

No es tan importante.


No es tan importante.
Dar la importancia justa a las cosas, eso es un arte. Cuanto de importante es el vestido para una cena, cuanto tiempo se invierte en buscar, probar, comprar.....¿una semana?, ¿diez minutos?, depende del tiempo del que se disponga y lo que una quiera poner en esa cena, un contrato, una aventura, caer bien a todos, lucir tipo o hacer la vida imposible a alguien.
Cuanto de importante es el que tu hijo se lave los dientes, ¿son sólo los dientes o es tu caché de madre lo que se está lavando?, ¿es una caries o tu inseguridad o tús ganas de control lo que está en juego?.
Cuan de importante es un puesto de trabajo, ¿es el dinero?, ¿es el miedo a buscar sitios mejores?, ¿el prestigio de estar entre los mejores aunque nos aburramos soberanamente? .
Cuanto de importante es una pelea entre hermanos, ¿es el miedo acabar en el hospital con puntos?, ¿es el recuerdo de tu infancia donde peleaban otros?, ¿es el cansancio del trabajo? ¿o es el miedo a ser una madre normal que no tiene recursos para todo? ¿o es que no se tiene otra cosa que hacer?
¿Qué hay detrás de todo lo que nos parece muy importante? La disciplina, el orden, el trabajo de los demás, las fiestas familiares o sociales, las oposiciones, las residentes, los adjuntos, los jefes, los maestros, los compañeros......
Javierito se rie cuando a mi se me pone cara de madre importante.