domingo, 22 de septiembre de 2013

Patrón de belleza alcanzable.

Curioseando por la biblioteca encontré un libro que me he leído en un santiamén, "La Dictadura de la Belleza". Viene a contar en que hay un gran interés en que las mujeres estemos insatisfechas con nosotras mismas porque así consumimos más. Vemos una revista con una chica superhuapadelgadaymonisima y como no somos como ella, nos entran ganas de comprarnos los pantalones que lleva y como al hacerlo seguimos sin parecernos, seguimos comprando y sintiéndonos mal. Resulta que creo que es verdad. Bueno, seguro que hay mujeres que tienen el secreto de sentirse agusto consigo mismas. Que la imagen inconsciente de su cuerpo es muy buena. Pero yo no se muy bien como arreglar la imagen inconsciente del mío. Y me enfado conmigo porque con lo que soy y tengo sigo sufriendo. Tontaina, más que tontaina. Creo que tengo que focalizarme en mis puntos fuertes. Esos que se que me favorecen. Sonreír. En las fotos creo que estoy mejor si sonrió mucho. También los vaqueros me sientan bien. No así las chaquetas. Y me sienta bien sentirme bien. En el libro también dicen que la belleza esta en quien mira. Y ese es un ejercicio que no me cuesta demasiado. Yo veo a todo el mundo muy guapo. Sobretodo si miro a los ojos. Los ojos de los demás me encantan. (A mi me pone muy nerviosa que me miren a los míos). Así qué para este otoño me dedicare a ver como de guapos están los demás y a ser más amable conmigo misma porque así estoy más guapa.