domingo, 3 de noviembre de 2013

Cuadro impresionista.

Inmersa completamente en mi bucle, solo tengo impresiones. No hay hilo conductor. ¿En qué momento se encuentra cada uno?, yo hoy no lo sé. Momento de estar con una misma, poco inclinada a la exaltación de la amistad o al inicio de grandes proyectos o a reanudar los antiguos. Ahora me toca a mí estar conmigo, ¡qué egoísta!. Estoy sin estar. Vislumbro lo necesario a pesar de no ver claro, casa, familia y poco más. Conservar lo imprescindible a toda costa. Y mientras dejo volar la imaginación, pero luego sueño y me da ansia, ansia de lo que no tengo o lo nuevo. Y me da por volver al principio, vuelvo a Madrid, con mis padres y eso me calma, con la familia extensa y así me reconozco, y me dejo llevar en lo demás. Las cosas duelen menos, me arriesgo más en ser sincera con el momento en concreto porque me lio cuando quiero pensar en lo que me pasa. Así que digo: "pues no lo sé, no es el momento". Desde lejos todo me parece bien, todo tiene una explicación u otra, nada tiene que ver conmigo y no duele, eso es "La Nada". Y luego vienen las coincidencias, el ser tan parecidas que ya sabemos de qué pie cojeamos y nos vigilamos y desconfiamos pero nos caemos bien...¿o no?, y cada una tenemos cosas que la otra desea, ¿o no?, malditos sueños que vienen a perturbar lo que tenemos claro. Qué poder tienen la escritura y los sueños. Disociarme en la realidad y en la persona que habita mi cabeza. Igual sigo disfrazada mientras me aclaro y escribo algo coherente. ¿Esto es la "libre asociación de ideas"? Ya.

No hay comentarios:

Publicar un comentario