martes, 17 de diciembre de 2013

celebrar

No exsten los días perfectos. Hoy me propuse no enfadarme porque es el cumpleaños de Javi, pero en la vida real los cumpleaños no cambian a las madres ni a los hijos, así que me puse seria para que se pusieran los abrigos, lavado de dientes...Pero al llegar al colegio muchos abrazos y besos y..a correr. Asi que a celebrarlo. Celebrar el llevar a los niños al colegio. Celebrar la cantidad de cosas que pasan tan deprisa o que nos han parecido tan indudables que no nos damos cuentas de lo que suponen. Comienzo por celebrar la tercera cesárea, la que me hizo ser absolutamente consciente de los riesgos de apostar por otro hijo, celebrar el haber podido dormir con "mi bebé" unos cuantos meses y disfrutar de su cabecita en mi hombro cuando todos se habían ido, celebrar el tener dos hijos más que me enseñó que los bebés pueden esperar, transportarse, heredar todo y a combatir mi ansia de controlar lo incontrolable. Celebrar a los abuelos imperfectos que fascinan a sus nietos. Celebrar tener guardias que me hacen echar de menos aquello de lo que me quejo a diario. Celebrar trabajar con niños con dificultades porque me gusta y porque me hace tener menos miedo. Y...celebrar a Javi. Nada fue igual desde que llegó hace 4 años. Es una gran cualidad no dejar a nadie indiferente. Sin hacer nada. Eso es encanto personal o carisma o empatía o amor de madre...pero celebro mucho a Javi. Hoy tendremos cumpleaños de batalla, es decir entre futbol y baño. Entre desvístete y ¿puedo jugar al ipad?. Feliz cumpelaños Javier. Te queremos hasta el infinito y más allá.

2 comentarios:

  1. ¡¡Me encanta!!! A ver cuándo escribes un libro de poemas o buena prosa, da igual. ¡Qué ternura en tus palabras!!!
    Besos

    ResponderEliminar